La adopción de la industria 4.0 no sólo beneficia al sector industrial, ya que a la par, impulsa la formación de técnicos altamente capacitados y permite integrar un ecosistema digital que se convertirá en un factor clave para mantener la competitividad del país.